domingo, 6 de noviembre de 2011

DE LOCOS


"Las consecuencias de nuestras acciones nos atrapan sin mirar si en aquel tiempo nos hemos enmendado".(Nietzsche)

Uno intenta comenzar la semana con el optimismo recogido este fin de semana, pero la realidad pronto nos despierta del sueño de una forma u otra. Y es que en este país parece que nos hemos vuelto locos todos. Decir una vez más algo sobre el funcionamiento de la justicia y de los que se encargan de legislar para que se aplique convenientemente la misma, es redundar, quizás demasiado en la misma cuestión, pero es que uno es asi de simple. La noticia que leo nada más "atacar" la prensa matutina (en uno de los periódicos digitales de cabecera) no tiene desperdicio alguno. "Cobrar por robar, nuevo ´modus operandi". Según se relata en la citada noticia, parece ser que se están repitiendo casos de ladrones que entran en las viviendas de algunas victimas con la única intención de ser agredidos por estás para conseguir una indemnización por daños. En concreto, se han producido varios casos en una localidad de Castellón llevados a cabo por individuos de nacionalidad Rumana, cuyo objetivo, como digo, es lograr que el juez falle a su favor e impute al agresor o agresores -las víctimas del robo- de una falta con la que les retribuirá unos 200 euros de media si las lesiones son leves y no acarrean hospitalización ni secuelas. Me acuerdo de otra noticia que hablaba de un apuñalamiento, y donde un juez llego a decir que la víctima se había caído unas 70 veces sobre el cuchillo de su agresor. Esto no puede ser. Ya está bien de estupideces. Como broma está bien, pero el mundo real requiere de cierta valentía. Sueño aprovechando la época electoral en que nos encontramos, con que alguno de los candidatos con posibilidades de gobernar tome cartas en el asunto (en este también) de manera SERIA y FIRME. Para ser asi, capaces de acabar con este sistema judicial paternalista, garantista en exceso y permisivo que tenemos en España donde en ocasiones parece que la misma defiende más al malo que al bueno, sea en el estrato delictivo que sea. Y no solo en este punto, por eso hablo de estratificación de este, sino en casos de corrupción, por citar un ejemplo, donde las decenas y decenas de recursos de un imputado pueden llegar a dilatar procesos en el tiempo, cuando no llegar incluso a su archivo. En definitiva, como he dicho en más de una, dos o veinte ocasiones, si es posible, dotar a la justicia de mecanismos, medios o cauces que permitan la agilización de si no todos, ciertos procesos merecedores de tales circunstancias. Pienso que el sufrido ciudadano no está para más "tontás". Y por supuesto, por si lee esto algún menfotista, tampoco pretendo hacer una proclama por un sistema judicial al estilo de Georgia en el Siglo XIX, pero desde luego, si uno que no permita que leamos este tipo de noticias que son insultantes para cualquiera que tenga el más mínimo atisbo de sentido común. Ya se sabe, por pedir que no sea. Ja vorem!

1 comentario:

  1. Vergonzoso, argy. Buaf, .......... mejor me callo.

    ResponderEliminar