jueves, 19 de mayo de 2011

AQUELLAS LLUVIAS Y ESTOS LODOS






"La verdad es eterna; el conocimiento, cambiante. Confundirlos resulta desastroso" (Madeleine L'Engle)

Recuerdo unos datos que considero importante recordar y tener en cuenta, ya que probablemente han sido en gran medida el hilo conductor capaz de desatar esas manifestaciones “espontáneas” (que tanto están dando que hablar ) llevadas a cabo en diferentes ciudades de nuestro país . Aunque para ser francos he de reconocer que los problemas son mucho más profundos y no responden a una sola causa. Hace unos meses leí un estudio del Observatorio Ocupacional donde se ponía de manifiesto que el 44% de los parados de Alicante tenían un índice de ocupabilidad baja o muy baja, es decir unas menores perspectivas de salir del desempleo, mientras que sólo un 18% tiene una ocupabilidad alta y el 38% media. Esto significa que a corto plazo las posibilidades de encontrar trabajo de la mitad de los parados es poco o muy poco. A día de hoy estas cifras a buen seguro son mucho peores.
Entre los motivos a citar como causantes de estos datos, los podríamos encontrar de distinta índole, pero quizás la consecuencia más destacable se deba a una sobredimensión de la oferta laboral en tiempo de bonanza y por ende de trabajadores, incluyendo las legiones de trabajadores extranjeros venidos a la voz de los efectos llamada al” paraíso laboral español”,por otro lado muy normal, como haría cualquiera en su situación. Esa sobredimensión en la oferta esta actualmente reflejada en esos datos de demandantes de empleo y protección social, una vez superada la época dorada o decenio mágico (1995.2005). Aqui incluyo una nota aclaratoria, como se dice en nuestra tierra, "per si de cas"; para mi, tan natural es inmigrar como reproducirnos. Dicho lo cual, continuo.
En España se han asumido y se están asumiendo una serie de cargas y pagos por parte del Estado que no podemos permitirnos. No se puede engañar ni a los españoles, ni a las personas que han estado viniendo a buscarse la vida durante estos años, y de los que por cierto en estás elecciones municipales nadie habla.
Quizás se me entienda mejor si recuerdo lo que ha dijo hace poco tiempo el Sr. Rodríguez Ibarra, miembro de Comité Federal del PSOE además de dirigente histórico de ese partido: “la sanidad pública tiene que ser solo para los españoles” No añado más.
Las consecuencias inmediatas de este panorama son de sobra conocidas, donde sobresale con especial virulencia las cifras de parados que ya rondan los 5.000.000 , la más alta de los países que conforman nuestra entorno más inmediato.
El Gobierno socialista aprobó una subida de impuestos con la que pretendía recaudar alrededor de 15.000 millones de euros, eso si, para ayudar a los más desfavorecidos según manifestaba algún miembro del mismo (cualquiera rebate eso, de hay el poder de las palabras), y fomentar un nuevo estilo de crecimiento económico a través no se de que medidas de “estimulo fiscal” e “imposiciones” (Dios que lenguaje!). Una subida de impuestos que en una primera lectura a alguno nos dejaba bien claro que iba a ser (como se ha demostrado) una subida que soportarán las rentas medias y bajas en casi su totalidad. Lo curioso es que de los 15.000 millones que se esperaba recaudar, tan solo, 430 millones procedían de quienes tenían rentas superiores a 90 millones de euros. Que curioso!. En resumidas cuentas, metidos de lleno en una crisis galopante, la solución fue subir los impuestos a los que trabajan. Eso es creatividad, si señor. No hay que olvidar que existen voces autorizadas dentro del partido del Gobierno, que incluso veían imposible que el gobierno alcancazará sus objetivos aún subiendo impuestos ( ex-ministro de economía Carlos Solchaga dixit). Ahora en la distancia conviene recordarlo, singularmente si miramos las cifras económicas actuales(las que se quieran) con respecto a unos meses atrás.
Hablando de los que trabajan, me referiré a los funcionarios, si esa rara especie que para obtener un puesto de esos “para toda la vida” (de momento) se tiene que tirar unos añitos preparándose una oposición y luego competir con unos cientos, sino miles, de “compañeros” en busca de ese oscuro objeto de deseo. Y ¿para que? Para conseguir (en las más de las ocasiones) un trabajo por el que percibe menos de los famosos mil euros . Así es, que no se extrañe nadie, amigo lector, y también en épocas de bonanza, donde casi todo el mundo o semejantes a este, estaban cobrando el doble cuando no el triple (por funciones o profesiones iguales o similares) de lo que estos perciben en ese “paraíso” que se supone la Administración Pública. Por cierto desde aquí un saludo a los funcionarios griegos que van a despedir próximamente gracias a la "diligencia" de sus gobernantes.
Ya que me ha dado por la prosa descriptiva, y siguiendo con el tema de los funcionarios, daré unos datos que pueden aclarar la cuestión algo más, si no lo he hecho ya. Si se tiene en cuenta la que se está cociendo en alguna cocina política que deja aromas de nuevas bajadas o recortes, es muy conveniente que diga aquí y ahora que desde el año 1982 hasta hoy la pérdida de poder adquisitivo de los funcionarios ha sido más del 40%. Sirva un ejemplo, en 2007 cuando el IPC era del 4´2, las subida al funcionario era del 2 %. Pues bien, la economía española creció a tasas superiores al 3 % ,por encima de la media europea, más de doce años y ha existido superávit en las cuentas públicas, pero del funcionario nadie se ha acordado.
Resulta hasta retórico decir que lo que eran síntomas de perdida de confianza en nuestro país por parte de la inversión extranjera, es ya una enfermedad declarada, viéndonos desde fuera como un país poco atractivo para invertir en la actualidad, a pesar de los buenos datos del año pasado en este sentido. Ahora me viene a la mente los grandes patrimonios (no las rentas altas, sino los ricos de verdad) que amenazaban con huir de la SICAV en el caso de que la fiscalidad les penalizara, es decir se marcharían al extranjero, y no tributarían aquí.
No contentos con esta descripción de despropósitos después de no hacer demasiado por mejorar en la cuestión económica, al tiempo y aprovechando el ritmo de las palmas tocaron la cuestión moral y/o religiosa, la procreación, libertades publicas.
Si esto no es poco la ciudadanía se encuentra con una ley permite a una niña abortar a los 16 años sin el consentimiento paterno/materno y sin embargo con esa edad no se puede ir a la cárcel por matar a otro ser humano.
Además se plantean limitar las libertad de uso de Internet (o al menos se pretende) en el tema de descargas en la red.
Si no tenemos poco en ultimo momento se nos “cuela” vía Tribunal Constitucional Bildú en los Ayuntamientos. Poco que añadir a lo que ya se ha escrito y hablado.
Llegados a este punto me pregunto que alternativas le puede quedar a un gobierno como el nuestro con este panorama más allá de convocar unas elecciones generales o "tirar la toalla".
Hace poco leí de igual algo muy descriptivo sobre la realidad del "currito" patrio y que decía que en España los españoles trabajan 57 días para la Administración Central, 29 días para su Comunidad Autónoma, 11 para su Ayuntamiento y 32 para la Seguridad Social, por tanto puede hacer uno la cuenta fácilmente para saber cuando comienza una persona a ganar dinero neto, a mi me sale en Mayo (por eso he preferido siempre letras a ciencias).
Decir que los cambios culturales necesitan tiempo, no es descubrir mucho, lo reconozco, pero obviar está cuestión es un riesgo demasiado elevado y caro.Aunque visto lo visto, esto importa más bien poco a quién nos gobierna.
Con este panorama han aparecido en escena estos jóvenes (que para eso lo son y como en toda sociedad son los encargados de encabezar cualquier revolución) indignados y en contra del sistema, abanderando no solo el descontento de los de su clase sino de personas de todo tipo y edad. Un movimiento llamado "Democracia real ya" y declarado por ellos mismos espontáneo, encaminado a través de las protestas pacificas a cambiar la realidad política tal y como la conocemos.Alguien lo llamaba en un articulo de opinión "El dulce encanto de la utopía". La sociedad ha despertado por fin, ese es mi sueño también como el de tanta gente. Aunque aun no está claro si esto es un sueño de dos días que acabará siendo fagocitado por organizaciones de izquierda, o de verdad traerá el espíritu “Islandés” a nuestra tierra que sea capaz de hacer entender que esto así no funciona. Este último extremo es el que más me descoloca, ya que he podido leer algún mensaje de los que hay colgados en las distintas plazas de España, más en la linea de el movimiento "okupa", anarquista, en definitiva, como comento, de grupos de extrema izquierda, y claro así la cosa cambia. Tampoco se sabe ciertamente (al coincidir con las elecciones municipales) si hay alguna mano negra detrás, cuestión que conforme pasan los días, parece desvanecerse, o no. Lo que es innegable y que más me impacta, es que los mismo que han propiciado o "contribuido" a que estos jóvenes se movilicen, quieran parecer los más comprensivos, casi dispuestos a marcharse a una de las tiendas de campaña en alguna de las plazas de nuestro país.Vivir para ver. Conviene recordar que el movimiento ha llegado a ser portada de los diarios más importantes y serios del mundo, que de entrada no está mal, comparando al mismo con lo ocurrido en Egipto. Yo confieso y no me avergüenzo de ello, que estoy esperanzado, incluso ilusionado, con que todas las reivindicaciones se concreten en propuestas firmes y claras. Opino que hay que dejarse de disimulos y de política de salón, afrontando en serio el problema, de lo contrario, algo que tanto esfuerzo y sacrificio costo poner en marcha, como es nuestro estado del bienestar y su clase media, y la vida tal como la entendemos, desaparecerá, o bien cambiará a no sabemos que. Confieso del mismo modo que para alguien que lleva años pidiendo democracia real frente a la formal, esto le resulta tentador. También diré que para una persona que decía que las redes sociales influirían en las elecciones, frente a los que lo negaban, este hecho es una demostración inequívoca de tal extremo.
Sin ningún lugar a dudas en nuestro tiempo las redes sociales han sido las que han ayudado y van a ayudar a las revoluciones de todo tipo que vamos a vivir. De modo que la trinidad que conforman Política, redes sociales y sociedad es una realidad que no es “ni discutida, ni discutible” para bien, o para mal. Ya para acabar tan solo subrayar, desear y esperar que los partidos políticos atiendan (una vez transcurran las elecciones municipales) de una manera seria y sosegada algo que de afianzarse, y repito, concretarte, significa un grito o una llamada de atención de una parte importante de la sociedad, que a fin de cuentas es a quien van dirigidas sus acciones. No se puede obviar algo que es real, algo que nos dice nuestro mundo, nuestra vida tal y como la entendemos está cambiando y ese cambio se debe plasmar en una realidad diferente, lo queramos, o no. Ahora haré que reflexiono aunque no lo necesite. Si alguien lo necesita que lo haga! Feliz día amigos!

2 comentarios: