lunes, 19 de diciembre de 2011

PREOCUPADO


"LA VERDAD, SI EXISTE, NO SE PUEDE EXAGERAR. EN LA VERDAD NO PUEDE HABER MATICES, EN LA SEMIVERDAD O EN LA MENTIRA MUCHÍSIMOS". (Pío Baroja)

La semana comienza con preocupación, una preocupación no sólo latente sino manifiesta. Mi sobrina de dos meses va a ser intervenida en media hora de una cuestión que aunque no es grave, preocupa por su corta edad, por otro lado, un amigo se prepara para otra intervención que aunque tampoco es grave, no deja de ser una intervención quirúrgica, mientras tanto uno anda hablando con quien tiene que hablar ahí arriba deseando que todo salga como esperamos las personas que nada podemos hacer más que esto, preocuparnos y ocuparnos. Estás cosas sitúan los pensamientos de uno en el equilibrio adecuado, aunque a decir verdad, es cierto que la mayoría de las personas que solemos preocuparnos en en exceso, lo hacemos con respecto a una amplia gama de asuntos, la mayoría de los cuales casi no tienen ninguna posibilidad de de ocurrir, es como si viéramos peligros en la vida que otros no ven. Aún así, solemos caer siempre en la misma trampa emocional, que sólo aminora tesis tales como las que leí un dia que hablaban de algo asi como que para el primitivo cerebro límbico, esto actúa como algo mágico, como una especie de amuleto que nos protege anticipadamente de algún mal. Es decir, la preocupación tiende a evitar psicológicamente el peligro por el cual se obsesiona. Igual es verdad. Mañana será otro día. Ja vorem!

2 comentarios:

  1. Gracias amigo,,,parece que todo vuelve a la normalidad. Todo ha salido muy bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar