martes, 12 de abril de 2011

A VUELTAS CON LOS ALEMANES....


"Lo único malo de la verdad es que no sea mentira alguna vez". (León Daudi)

Me pregunto si mi estado de optimismo es normal, y cuando pienso un poco me doy cuenta de que ZP esta en el Lejano Oriente, donde ha marchado haber si coloca nuestra deuda, o dicho de otro modo se ha ido a comprometer nuestro futuro y quien sabe si nuestro pasado. A lo peor algún día veamos el Marq convertido en un Hipermercado Chino "todo a 0,60 Euros". Espero equivocarme, donde no me equivoco es cuando digo que nuestro presente ya lo está. Indago un poco más y me doy cuenta de que la productividad no se entiende si no nos fijamos en Alemania. Resulta que los teutones son quienes trabajan menos (horas) y producen más, y es que lo de esta gente es una cultura, un estilo de hacer las cosas que viene desde la II Guerra Mundial donde ya se pusieron en marcha teniendo que hacer grandes ajustes. Repasando un poco el estilo de la Canciller Merckel vemos como han llegado a lo que ahora tienen que no es otra cosa que caminar hacia la moderación salarial y la productividad, que ha hecho aumetar su competitividad respecto a la media de la zona euro. Ahora, también hay que decir que aproximadamente el 20% de los alemanes trabaja por salarios de menos de 9 euros por hora y el salario mínimo no está legislado. Los sueldos llevan cayendo desde 2004, cuando el salario neto medio por empleado era de 16.471 euros anuales, hasta el año pasado, cuando quedó en 15.815 euros. Eso sí, el paro se ha reducido hasta tasas del 7% y la competitividad de sus productos ha mantenido muy vitales las exportaciones, otra de las claves de su sólido crecimiento, cercano al 4%. Intentar decir lo que somos nosotros o donde estamos, es mejor no hacerlo para que no nos deprimamos en exceso y decaiga, al menos, mi ensalzado optimismo. Dicho esto, me alegro MUCHO, repito, ya que si nuestro nietos van a ser Alemanes, y si a sus papas (nuestro hijos) les va a ir bonito, nosotros nos alegraremos desde la soleada España deseando que nos visiten (cuando llegue el día) cargados de presentes en forma de "Chucrut", pan negro y salchichas. En lo que se refiere a la cosa política local sigo expectante haber si llega alguna noticia positiva que a buen seguro llegará, o no. Sigo siendo feliz ¿os apuntaís? Ya vorem!


2 comentarios:

  1. Me apunto, pero me temo que me he perdido, yo solo hice un curso de 36 horas de política municipal y lo aprobé por enchufe. Lo de Baviera te lo copio.

    ResponderEliminar
  2. jajaja,,,,,,,,,,,,eres un crack!

    ResponderEliminar