domingo, 21 de octubre de 2012

VIENDO LLOVER

 
 
 
"Bienaventurado el que nada espera, porque nunca sufrirá desengaños". (Alexander Pope)
 
Cuando uno disfruta de un día como el de ayer, se olvida del mundo en que vive, o por lo menos de ciertas cuestiones de las que solemos hablar, no se si más de la cuenta.  Nada me importa la zozobra moral, el pavor económico, la mentira, la corrupción, la decadencia moral, la contradicción,  y el caos más absoluto. Los días donde queda demostrado que no hay que dar nada por perdido o por definitivo  como  lo fue el de ayer, valen la pena vivirlos. Buena compañía y felicidad, ¿que más se puede perdir?. Para más adelante dejamos las cuestiones que traten sobre "alevosos y traidores", además de otra fauna. Dicho lo cual, añado algo que quería haber comentado en el día de ayer. Mi intención era hablar de algo que me está dejando bastante perplejo en los últimos tiempos. Sabéis, lo que me soléis leer tanto manifiestamente, como de una forma más latente, que tengo mi teoria "todo a 100" sobre ese carácter tan español, y que tanto mal nos hace, bueno a uno más que otros dadas las circunstancias, y no miro a nadie. Países como el nuestro donde nos guiamos por el santo y seña del Derecho Romano, hace que la mentira no esté sancionada, por ello se miente en casa, en el trabajo, al amigo, al padre, al vecino, y hasta el juez, con perdón. Por está circunstancia existen las figuras de los fedatarios públicos, dado que nos nos fiamos  entre nosotros, ni de nosotros mismos. Por ello, estos simpáticos señores y señoras (o viceversa)llamados Notarios deben quedar con nosotros de vez en cuando y decirnos, no ya que somos tu o yo, sino que además nos dicen que tenemos un papel que dice que somos tu o yo (DNI en mano), resulta gracioso, por no decir penoso. Una vez dicho esto, y teniéndolo asumido, siempre pensé que los países del Norte, los que se rigen por el Derecho Germánico (Amen), tienen en la mentira al peor de sus enemigos, siendo está muy sancionada entre estos. Por ello, los actos publicos donde se pilla a uno con el "carrito del helao" son bastante rápidos en sus resoluciones. Si uno dice algo delante de sus amigos, es como si lo dijera delante de un Notario al uso, esto es, es de obligado cumplimiento, y no digamos nada si lo hace un político y luego no lo cumple. En definitiva, como digo, uno tenia bastante idealizado este asunto. Pero con lo que hemos visto todos en el ultimo Consejo Europeo se me ha venido abajo mi montaje con la contundencia de los hechos expuestos. Donde dijeron una cosa y la APROBARON, ahora dicen la contraria. Como dijo Sancho Panza: "Hay grande diferencia del ir caballero, al ir atravesado como costal de basura".  Que gran verdad aquella de que daños, engaños y desengaños, frutos son de los años. No se que esperanza nos queda entonces. De nuevo mi "corazón mirando al Sur". En fin, ¿que se le va a hacer? Como es Domingo de resaca, aquí lo dejo, que toca sacar las ropas de abrigo ya que parece que definitivamente el frió viene a visitarnos, no sabemos hasta cuando. Feliz (nublado y lluvioso) día. Ja vorem!

2 comentarios:

  1. Abrigo y frío, todo viene junto, amigo. El calor, casi siempre, lo tenemos cerca, muy cerca.

    ResponderEliminar